Encender correctamente una vela en vaso

Encender correctamente una vela es muy importante para poder disfrutar de la misma en todo su formato y esplendor, sin dañarla, afearla o mermar propiedades.

Lo más importante es no dañar su mecha, puesto que ello determinará que se consuma por igual gracias al poder calorífico que ejerce la llama sobre la cera de alrededor. Si quemas mal la mecha ésta no podrá alcanzar el calor necesario para derretir la cera de su alrededor hasta su punto de evaporación, Es decir, se irá haciendo un agujero hasta que la propia mecha quede ahogada por la cera o por la falta de oxigeno ...además; en una Vela Aromática no evaporará la fragancia de la cera y en una Vela Taco decorativa se torderá buscando las zonas de menos cera sólida hasta derramarse por un lateral.

En el caso de las velas en vaso o de mecha profunda, encender mal una vela además puede dañar en vaso (lo tizna) o hacer agujeros indeseados en la cera de los bordes.

Para encender correctamente una vela hay que asegurarse de que la mecha tenga un tamaño adecuado de aprox. 1 cm (si fuera necesario recortar antes del primer uso) y sólo se ha de colocar llama sobre la mecha y sin exceso de calor que consuma el algodón de la mecha. Lo más recomendable es encenderlas con cerillas por su bajo poder calorífico, pero puede hacerse con mecheros si se evita acercar la llama a la base de la mecha.

Para Velas en vaso, velas en soportes hondos o con agujero por haber sido encendidas con anterioridad, recomendamos mecheros de cuello largo. Con ellos podrás acercar y mantener la llama en la punta de la mecha el tiempo que necesites para que encienda, sin dañar la base de la mecha ni quemarte los dedos (las cerillas largas se consumen rápido, al inclinarlas para acercarlos a la mecha la llama sube y ... te quemas los dedos)


El Fabricante europeo de Velas Bolsius, líder del mercado de las velas aromáticas y decorativas, comercializa un mechero de cuello largo de gas; recargable, con seguro de niños y regulador de intensidad. La punta de su cuello soporta el calor de la llama sin que se deforme ni dañe...



Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información